domingo, 1 de julio de 2012

CONFUSIÓN


Salieron a la calle cientos de personas, chillando, ataviadas con los colores de su grupo. Hondeaban banderas en los balcones, en las puertas de las casas y en los cristales de los escaparates de muchas tiendas. Lanzaban a gritos consigas contra unos y a favor de otros. La masa, enfervorecida, era como una ola que lo arrasaba todo a su paso. Los camiones más grandes del pueblo avanzaban por la carretera cargados sus volquetes de jóvenes exaltados, mujeres y niños que cacharreaban ensordecedoramente sartenes, cazos y tapaderas de ollas. Los coches en procesión  avanzaban lentamente uno tras otro con pitidos intermitentemente insoportables, sin miedo a las fuerzas del orden que se ubicaban en la casa de la esquina.

Algunos, los del otro bando, no salieron por miedo, y se asomaban tras las rendijas de las persianas observando indignados el espectáculo dantesco de banderas y voces desaforadas.

Los más jóvenes se arrancaban las camisetas ofreciendo su pecho descubierto y sudoroso a la causa del momento y se embadurnaban con pinturas de guerra la cara, los brazos, el torso.

Las explosiones al aire acompañaban a una ruidosa excavadora cuya pala iba cargada con 10 niños pequeños que gritaban vivas de triunfo.

Podría haber sido la llegada de la Revolución, podría haberse tratado de la protesta de la clase media contra los temidos recortes, contra la desfachatez de Bankia, contra la enigmática prima de riesgo, contra el paro  y la maldita crisis. Pero no, solo era fútbol, “panem et circenses”*.


* «Panem et circenses» «Pan y circo», expresión peyorativa de uso actual que describe la práctica de un gobierno que, para mantener tranquila a la población u ocultar hechos controvertidos, provee a las masas de entretenimiento de baja calidad.
  

8 comentarios:

  1. Impresionante , "El futbol"
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. podría haber sido,
    pero más bien será que;
    necesitamos este tipo de actos.

    ResponderEliminar
  3. no veo mal que la gente salga a la calle por el fútbol, me apena que luego no salgan por lo importante, no debería estar reñido, pero bueno... así nos va

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno, me he recordado algún cuento de Cortazar. Que razón tienes, dan miedo, miedo y lástima.

    ResponderEliminar
  5. Sí, así es, esa es la realidad, mueven el culo por el fútbol pero se quedan parados cuando lo que se está decidiendo es su futuro y el de sus hijos.

    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Te invito a que leas mi última entrada. Finaliza igual que la tuya, panem et circensis.

    saludos

    ResponderEliminar
  7. al final no habrá ni para pan (chimpón)
    tengo dicho que me entierren con la nariz de payaso.

    ResponderEliminar
  8. Si lo ha sido la verdad. En realidad iba navegando por la red tratando de captar seguidores y leí tu entrada y me gustó bastante. Corta pero muy explícita e irónica, gata de cuero.

    ResponderEliminar