martes, 4 de diciembre de 2012

UNA VEZ A LA SEMANA



Sin mediar palabra, decidimos la única solución  posible, continuar robándole

escamas de besos al espacio, hilos de caricias al tiempo, gotas de sudores 

al aire, para siempre jamás, junto al portón azul, durante instantes eternos, 

una vez a la semana.

3 comentarios:

  1. me recordó una canción de iván ferreiro que dice: qué bonitos nuestros besos a las afueras del pueblo

    ResponderEliminar
  2. y cada dos instantes, el dulce echarse de menos.

    ResponderEliminar