domingo, 3 de febrero de 2013

SIN RESPUESTA


Chema  Madoz


No sabe en qué momento de su vida sus hijos se volvieron crueles y su marido insuficiente. Ni desde cuando sus pequeños dejaron de ser niños para convertirse en cotidianos desconocidos desde siempre. No recuerda en qué momento las cosas perdieron el mágico brillo de la sencillez, para convertirse en un puzle de imposible solución. 

6 comentarios:

  1. ¿Rutina? ¿Tedio?
    Me da tanto miedo...

    Es bueno, muy bueno.

    ResponderEliminar
  2. la primera frase de agarra de las gónadas. y no te suelta hasta el final.

    ResponderEliminar
  3. Quizás tampoco recuerde qué les hizo ella a los demás ,ni como les trató.
    Generalmente se cosecha lo sembrado.

    ResponderEliminar
  4. Qué crudo.
    Me ha gustado mucho, no sé qué más decir. Me has dejado un poco sin palabras.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por su visita, don ladrón de mandarinas. Me encanta dejar a la gente muda, y que me lo digan.

    ResponderEliminar