martes, 9 de febrero de 2016

CON LOS PIES EN LA TIERRA

Mike Dempsey 

A Amalia Salcedo no le convencía eso de poner los pies en el suelo. La tierra le producía urticaria y le costaba deslizarse por ella; patinaba mejor por los mundos que surgían de entre sus cabellos.  Se lo habían dicho miles de veces, pon los pies en la tierra.  Pero ella no estaba dispuesta a dejar sus ensoñaciones a cambio de una realidad que no aportaba nada a nadie y  que además le ensuciaba los pies.

2 comentarios:

  1. Y Amalia tiene razón...
    demasiada realidad oscurece el corazón...

    ResponderEliminar