viernes, 15 de julio de 2011

LECCIONES DE MODA: EL VESTIDO LENCERO

Un vestido lencero es negro, de tela suavísima y fresquita, como la de los camisones de raso (de ahí su nombre, de lencería), totalmente etéreo, y si le das un tijeretazo a los finísimos tirantes, cae al suelo a cámara lenta, escurriéndose sobre tus pechos. Se pega al cuerpo como atraído por un imán, respetando cada movimiento, cada entrante y saliente de tu cuerpo; y se lleva sin sujetador porque la espalda al aire no lo permite. Con él, los complementos deben ser livianos, y el maquillaje, salvo los labios, discreto. ¿Te haces una idea?

9 comentarios:

  1. Aunque no lo creas, te leo cada día ¿Has suprimido la última entrada? No es que me haga una idea, la idea me deshace.

    Feliz verano y bexos.

    ResponderEliminar
  2. Me hago una idea... ahora sí que te presto mis tacones.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. sí, pero a mí no me queda tan bien, me sienta mejor el lápiz de labios rojo pasión

    ResponderEliminar
  4. el vestido lencero es una caricia para quién lo lleva y para quién mira. el aire hecho materia.

    ResponderEliminar
  5. Sí, he suprimido la entrada porque estaba repe, ¡efectos del calor!

    Besos a todos

    ResponderEliminar
  6. Sí, MA, me hago una idea, de esas difíciles de borrar.
    Abrazos CON MI JERSEY DE LANA,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  7. Me gustaría contar con Olvidar tu Mirada para el Microinvitados de la semana que viene. Espero tus noticias. Gracias por anticipado.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  8. Viva el vestido lencero!!! ( aunque podrias ilustrar el post para hacernos mejor a la idea)

    ResponderEliminar